Elimina el estrés y la ansiedad con estos 3 ejercicios en familia

familia

Aunque cada persona reacciona de forma distinta a situaciones estresantes, una pandemia infecciosa como la que el mundo está experimentando es capaz de generar ansiedad, preocupación o miedo tanto en adultos como en niños. Haber tenido que dejar de realizar las actividades cotidianas que nos mantenían en movimiento hizo que, en general, quedarnos en casa se asocie a la idea de tirarse en la cama, ver películas, o dormir.

“Ir, volver, pasar a buscar a los chicos y comprar en el supermercado implicaba un desgaste (aunque sea caminar cuatro o cinco cuadras), tanto para el adulto como para el niño. No poder hacerlo ahora provoca que se despierten por la noche, no descansen lo suficiente, o tengan los horarios cambiados porque, si bien intentamos mantener la rutina del horario escolar, ellos no desgastan energía y no tienen qué hacer para conciliar el sueño” comenta Rocío Oviedo, licenciada en educación física y deportes que trabaja con niños y adolescentes.

Conversar y expresar tus emociones son los principales recursos para enfrentar a las sensaciones negativas, pero en muchas ocasiones puede resultar difícil hacerlo, sobre todo para los niños. Es por esto que la actividad física aparece como un método alternativo que también puede aportar positivamente en la búsqueda de la tranquilidad y relajación porque mantenernos en movimiento nos ayuda a mantenernos saludables y colabora a despejar la cabeza, además de apoyar a regularizar el orden de los horarios de sueño de manera que se consiga un mejor descanso y, por lo tanto, un mayor rendimiento en la realización de las actividades diarias.

Hoy te presentamos 3 ejercicios para hacer en familia, jugar y divertirse en cuarentena.

1. Desplazarse como animales

La actividad consiste en imitar los movimientos, sonidos, características y ritmos de andar de distintos animales. Esta actividad está recomendada para niños a partir de los dos años de edad y tiene como objetivo trabajar en las habilidades motoras básicas como los saltos, los cambios de ritmo (ir más lento o más rápido), frenar, parar, etc. Es recomendable acompañar el ejercicio con música para darle un toque más lúdico y divertido. La creatividad también es un ingrediente muy importante para hacer de esta actividad un momento divertido para ti y tu familia.

ejercicios

2. Exploración y manipulación de elementos

Esta actividad es ideal para realizar en familia. En primer lugar, necesitan un objeto como una pelota de preferencia y en caso no contar con una en casa pueden utilizar pelotas hechas de papel reciclado. La dinámica consiste en lanzar la pelota o hacerla rodar entre los miembros de la familia. Pueden iniciar realizando el ejercicio con ambas manos y luego ir aumentando la dificultad para lanzarla como utilizar solo una mano. Además, deben realizar diferentes formas de pasar la pelota (por arriba, por abajo, con la mano derecha, con la mano izquierda, de costado, etc). El objetivo de esta actividad es tener conciencia de nuestros cuerpo, el espacio, las distancias, el elemento y la otra persona. Además, dichos ejercicios ayudan a desarrollar la relación de la actividad motora con la vista.

deporte

3. Bailes en familia

Para esta actividad, deberán escoger en familia una canción para bailar.  Luego de haber hecho la elección, deberán definir si la coreografía será invención de ustedes o si optarán por buscar una en internet. En YouTube se encuentran miles de tutoriales con rutinas de baile sencillas o clases de baile como zumba que solo requieren de seguir los pasos del instructor. El objetivo de esta actividad es realizar ejercicios que puedan reemplazar el desgaste que solíamos experimentar al realizar las actividades cotidianas, que en la actualidad han tenido que verse suspendidas debido a la cuarentena. De esta forma, podrán lograr un reordenamiento en sus horarios de sueño. Asimismo, aporta en el desarrollo de la coordinación de los movimientos corporales.

ejercicio

 

Con los ejercicios sugeridos, tú y tu familia podrán reemplazar el desgaste físico que producían las actividades diarias que permitían un correcto descanso a la hora de dormir y te mantenían activo para desarrollar tus labores cotidianas. Así podrás librarte del estrés y frustración que puede generarte el no poder desempeñarte con normalidad. Es importante que recuerdes que inmovilización social, no significa sedentarismo. El hecho de tener que permanecer en casa no implica que tengas que suspender tu actividad física. ¡Levántate, ánimo! Pronto pasará este difícil momento, pero hasta ese entonces, cuida de tu salud física y mental, y la de tu familia. #YoMeQuedoEnCasa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *